9.6.3.3.- Redirigir el correo

Los alias de correo permiten utilizar una dirección en lugar de otra. Por ejemplo, se supone que los servidores de correo mantienen una cuenta llamada postmaster, cuyo correo debería leer la persona que mantiene el sistema. Una manera de hacerlo es configurar un alias que enlace el nombre postmaster con el nombre de una cuenta real. Esto se hace editando el fichero aliases que suele estar en /etc o a veces /etc/mail. Su formato es bastante intuitivo, las líneas de comentario empiezan con almohadilla (#) y el resto adoptan la siguiente forma:

redirigir_correo_1

El nombre es un nombre local, como postmaster. Cada dirección (dir1, dir2, etc) puede ser un nombre de cuenta local al que reenviar los mensajes, el nombre de un fichero local en el que guardarlos (denotado por una barra inicial), un comando por el que se canalizarán los mensajes (denotado por una barra vertical), el nombre de un fichero cuyo contenido se trata como una serie de direcciones (denotado por una cadena: include: inicial)  o una dirección de correo completa.

La configuración por defecto incluye unos cuantos alias útiles para cuentas como postmaster. La mayoría de estas configuraciones asocian a root la mayoría de estos alias. No se recomienda leer el correo como root, ya que incrementa las posibilidades de crear una fisura en la seguridad u otros problemas debidos a un error de escritura o un bug del lector de correo; es aconsejable definir una línea de alias como la siguiente:

redirigir_correo_2

Esto redirecciona todo el correo de rootnombre_de_usuario, que puede adoptar cualquiera de las formas que acabamos de describir. Algunos servidores como sendmailpostfixqmail requieren que se compile /etc/aliases en un fichero binario que se procesa más rápidamente. Para ello utilizaremos el comando newaliases.

Otra manera de redirigir el correo es hacerlo a nivel de usuario. Podemos editar el fichero ~/.forward del directorio home de un usuario para que el correo de éste se envíe a otra dirección.  El fichero debería contener  específicamente la nueva dirección: bien un nombre de usuario del ordenador o bien una dirección de correo completa de otro ordenador. La ventaja de este sistema es que lo pueden utilizar los usuarios particulares para, por ejemplo, unificar el correo de varios sistemas en una cuenta sin molestar a los administradores de sistemas. La desventaja es que se puede utilizar para definir alias de cuentas no existentes o para cuentas que carecen de directorios home. ~/.forward lo puede cambiar o borrar el propietario de la cuenta, algo no deseable si queremos implementar una regla de redirección que el usuario no pueda invalidar.