9.6.1.- Como funciona el correo electrónico

El protocolo más común para administrar el correo electrónico es SMTP, que está diseñado como un sistema push, es decir, el sistema emisor es quien inicia la transferencia. Este diseño es apropiado para enviar información y, por eso, SMTP se utiliza en la mayoría de sistemas de reparto de correo. En la etapa final, frecuentemente se utiliza un protocolo de correo de tipo pull, como POP o IMAP. En estos protocolos es el sistema receptor quien inicia la transferencia. Esto resulta útil cuando el sistema receptor es el equipo de un usuario, que puede no estar encendido en todo momento.

SMTP permite que un mensaje pase por un número arbitrario de ordenadores. Un usuario final podría confeccionar un mensaje que se enviará al servidor SMTP local. Este servidor buscará un sistema receptor utilizando DNS y enviará el mensaje a dicho sistema. Este sistema puede utilizar su propia tabla de enrutamiento para redireccionar los mensajes a otros sistemas locales, ya sea directamente o a través de un servidor POP o IMAP. La siguiente figura muestra esta composición; debemos tener presente que el número de enlaces es variable y depende de cómo esté configurado cada sistema. En el caso más sencillo los correos locales permanecen en un solo sistema. Podrían verse implicados en el intercambio de correo un gran número de ordenadores, aunque en la práctica es raro encontrarse con correos que pasen por más de media docena de sistemas. Cada eslabón altera el correo y, lo que es más importante, cada servidor añade un encabezado al correo que proporciona información sobre el mensaje en particular, añaden encabezados Received: (Recibido) para documentar la ruta que ha tomado el correo. Esto permite hacer una traza inversa del correo hasta llegar a su origen, aunque hoy en día, los spammers han aprendido a falsificar los encabezados del correo, lo que complica enormemente el análisis.

smpt_1

El correo electrónico suele atravesar varios enlaces entre el emisor y el receptor.

Como un servidor SMTP puede hacer tanto de servidor como de cliente, debemos tratar con ambos lados de la ecuación en la configuración. Hay veces en las que un sistema funciona con uno u otro rol, lo que simplifica las cosas;pero entonces debemos tener cuidado de no configurar el sistema incorrectamente por accidente. Debemos evitar las configuraciones open relay (de transmisión abierta), en las que un servidor de correo transmite el correo de cualquier usuario.

El correo está estrechamente ligado a las cuentas de usuario de Linux. El servidor contiene los mensajes entrantes de cada usuario almacenados en un fichero de /var/spool/mailsin embargo, hay servidores que almacenan el correo entrante en subdirectorios del directorio home del usuario. Este fichero o directorio de correo entrante se conoce como buzón de correo del usuario. El método tradicional para enviar correos en Linux es hacer que los programas locales contacten con el servidor de correo local para el reenvío, entonces, el servidor local contactará con el servidor de correo saliente. La mayoría de clientes de correo (conocidos como agentes del usuario del correo o MUA), así como los programas similares de otras plataformas, ofrecen la opción de contactar directamente con un servidor SMTP remoto al enviar el correo. Esta configuración simplifica ligeramente la ruta del correo, pero puede hacer que la operación sea poco fiable si se cae la conexión de la red local. Si el cliente de correo se comunica con un servidor SMTP local, el correo se podrá encolar para que lo distribuya el servidor SMTP aunque la red esté caída temporalmente.

Anuncios