6.1.2.- Métodos de configuración de X

xorgAntiguamente la configuración de X fué un proceso difícil, ya que su fichero de configuración contenía muchas opciones misteriosas. Esta tarea se simplificaba si usábamos una utilidad de configuración, como las que se emplea actualmente la mayoría de las distribuciones de Linux como parte del proceso de instalación. Sin embargo si dicha utilidad de configuración no hace todo lo que deseamos, puede que tengamos que acceder al fichero de configuración de X para ajustar las opciones manualmente, por eso nos será de gran ayuda conocer su formato así como hacer un reinicio para poder probar sus cambios. (Más adelante veremos las opciones de configuración de X con más detalle principales de X y cómo controlarlas.)

Utilidades de configuración de X

debianNvidia2Monitors03Las utilidades de configuración de X varían de una versión a otra. La diferencia más importante tiene lugar entre las herramientas para XFree86 y X.org-X11 actuales, muy distintas a las versiones anteriores.

Una de las funciones de X es proporcionar drivers que controlen la tarjeta de vídeo. Tanto XFree86 como X.org-X11 y Accelerated-X vienen con una amplia variedad de drivers que admiten la mayoría de tarjetas de vídeo. Sin embargo las tarjetas más recientes están recibiendo un débil soporte en los paquetes existentes. Tanto XFree86 como X.org-X11 soportan una arquitectura de drivers modular, lo que significa que puede hacerse con un módulo de drivers para su tarjeta y, sólo, realizando unos pequeños cambios en su configuración podemos emplearlo sin recompilar el paquete X principal.

Algunos fabricantes de tarjetas de vídeo ofrecen para Linux unas diseñadas para trabajar con XFree86 y X.org-X11 (ambas servidores de X pueden usar los mismos drivers). En consecuencia, si tuviera problemas con los drivers estándar de vídeo X, lo aconsejable sería que consultara con el fabricante de su tarjeta de vídeo y del chipset de ésta acerca de los drivers de Linux.

Cuando se instala los drivers de vídeo del fabricante, consiste en extraer los ficheros de un tarball y hacer solamente unos cuantos cambios en la configuración. A veces, los fabricantes proporcionan script que hacen esto automáticamente. Particularmente esto es útil para las funcionalidades de aceleración 3D de las tarjetas modernas, algo muy importante para los juegos de Linux o para algunos programas que no son juegos y que se benefician de esa aceleración.

Debemos tener en cuenta que algunos fabricantes cuelgan, por costumbre, los drivers estándar de Linux (o en este caso, los drivers estándar de XFree86X.org-X11IB)  en su sitio web. Intentaremos primero ver si los drivers son realmente diferentes de los que ya tenemos antes de empezar a instalarlos.

ati-nvidiaLos usuarios de tarjetas de vídeo basadas en chipset nVidia  tienen más posibilidades de de sacar partido de los drivers del fabricante, ya que proporcionan una aceleración 3D y de vídeo en tiempo real superior a la de los drivers estándar de X. El problema de los drivers del fabricante es que, frecuentemente, son de propiedad exclusiva, por lo que no tendremos acceso a su código fuente, lo que significa que estos drivers podrían no funcionar en su CPU más inusuales y que podrían dejar de funcionar en futuras actualizaciones de su servidor X.