3.- Configurar el hardware

Todos los ordenadores vienen con una parte del hardware que se considera su núcleo, en que claramente se encuentra la CPU, que realiza el grueso del trabajo y la RAM, que es la que contiene los datos. Hay muchos componentes básicos adicionales que contribuyen a aglutinarlo todo, alguno de los cuales se pueden configurar tanto dentro como fuera de Linux. En el corazón de gran parte de este hardware se encuentra la BIOS, que proporciona herramientas de configuración e inicia el proceso de arranque del sistema operativo. Podemos utilizar la BIOS para activar y desactivar componentes gestionados por la BIOS (y una vez iniciado, Linux) se encuentran las interrupciones, las direcciones de I/O, las direcciones DMA, el reloj de tiempo real y las interfaces de disco duro ATA (Advanced Technology Attachment).

TEMARIO:

Resumen

tux_herramientasLa mayoría de las herramientas procedimientos de Linux proporciona una capa alrededor del hardware que nos evita tener que conocer demasiados detalles. Aún así, tendrá que profundizar más y configurar directamente el hardware. Los ajustes de la BIOS pueden controlas los dispositivo de la placa tales como los controladores del disco duro y los puertos USB. Los dispositivos USB y SCSI tienen sus propias peculiaridades; particularmente USB va evolucionando rápidamente.

Los discos duros son una clase de hardware que posiblemente requiera más de nuestra atención que el resto del hardware. Concretamente debemos estar preparados y aprender como crear particiones y preparar los sistemas de ficheros de estas particiones. Estas tareas son necesarias al instalar Linux para comprender la mecánica de trabajo cuando montamos un disco duro (la mayoría de distribuciones nos proporcionan herramientas GUI que nos guiaran en el proceso durante la instalación), o reconfigurar un sistema existente.

Tambien debemos conocer algo sobre los gestores de arranque. Estos programas ayudan a Linux a ponerse en marcha cuando se enciende el ordenador, por lo que es extremadamente críticos para el funcionamiento de Linux.

La administración de sistemas de ficheros es básica para poder utilizar y gestionar un sistema Linux ya que es la tarea más básica, junto con su capacidad de montar ficheros, revisar su estado y reparar sistemas de ficheros defectuosos. Una vez montado un sistema de ficheros, se recomienda revisar periódicamente si está muy lleno, para no quedarnos sin espacio en el disco.

Anuncios